Month: February 2017

Causas del dolor y las úlceras del pie diabético

Seamos muy claros, cuando de diabetes se trata, una de las terribles consecuencias al padecer esta enfermedad es que la cicatrización es compleja en los pacientes y una de las zonas que se ven más afectadas por cualquier tipo de infección so los pies, siendo las úlceras diabéticas las más comunes.

Las úlceras diabéticas son causadas principalmente por:

  • Mala circulación
  • Alto nivel de azúcar en la sangre (hiperglucemia)
  • Daño en el nervio
  • Pies irritados o heridos

La mala circulación de la sangre es una forma de enfermedad vascular en la que la sangre no fluye a los pies de manera eficiente. La mala circulación también puede dificultar la cicatrización de las úlceras.

Los niveles altos de glucosa pueden ralentizar el proceso de curación de una úlcera de pie infectada, por lo que el control de azúcar en la sangre es fundamental.

Las personas con diabetes tipo 2 a menudo tienen más dificultades para combatir las infecciones por úlceras.

El daño del nervio es un efecto a largo plazo y puede incluso conducir a una pérdida de sensación en los pies. Los nervios dañados pueden hacer el sentir hormigueo y dolor al principio. El daño del nervio reduce su sensibilidad al dolor en los pies y resulta en heridas indoloras que pueden causar úlceras.

Las úlceras se pueden identificar por el drenaje de la zona afectada y a veces por un bulto visible que no siempre es doloroso.

La piel seca es frecuente en la diabetes, en donde los pies son más propensos a agrietarse, por lo que se pueden tener callos y heridas sangrantes.

Ahora bien, también es un hecho de que todas las personas con diabetes están en riesgo de padecer úlceras en los pies y estas pueden resultar por múltiples causas. Algunos factores pueden aumentar el riesgo incluyendo las siguientes:

  • Calzado pobre o de mala calidad
  • Mala higiene (no lavarse regularmente o completamente)
  • Corte inadecuado de las uñas de los pies
  • Consumo de alcohol
  • Enfermedad ocular por diabetes
  • Enfermedad del corazón
  • Enfermedad del riñón
  • Obesidad
  • Uso del tabaco (inhibe la circulación sanguínea)
  • Las úlceras del pie diabético también son más comunes en los hombres mayores.

El mantener tus pies libres de tensión ayuda a prevenir el dolor y las úlceras. La presión al caminar puede empeorar una infección y convertirse en una úlcera.

Para las personas que tienen sobrepeso, la presión extra puede ser la causa del dolor permanente en el pie. Es aquí donde el visitar una clínica del pie diabético puede ayudarte y orientarte para evitar y, en todo caso, contrarrestar rápidamente un problema mayor.

Solo es cuestión de mantener en control tu diabetes, observarte y visitar a tu médico regularmente, así te mantendrás alejado de problemas tan serios como las úlceras y otros tantos padecimientos que lamentablemente se llegan a presentar a los diabéticos.

Recuerda que prevenir es lo mejor.

Los mejores materiales para tu cocina

Ya sea que seamos diestros o no en el delicado arte de la preparación de alimentos, y sea que dicha labor nos guste o no, la mayoría de nosotros coincidirá en que la cocina es uno de los espacios más importantes de la casa.

De hecho, la palabra hogar tiene una estrecha relación con la cocina. El hogar es el lugar donde se conserva el fuego, elemento que mantiene el calor de la vivienda y que, por supuesto, permite cocinar los alimentos.

Cuando las casas no eran más que una sola habitación, ese hogar era el punto de reunión de la familia. E incluso en la actualidad, cuando hay casas con espacios especiales para el descanso, el entretenimiento, la convivencia o el ejercicio, la cocina sigue siendo uno de los lugares favorito de la familia. ¿Cuántos de nuestros mejores y más memorables desayunos, comidas, cenas o simples tardes de diversión no han transcurrido en ese espacio?

Es natural, por tanto, que una de las habitaciones más complejas de diseñar o remodelar sea la cocina. Es importante dotar a este espacio de comodidad y elegancia, pues, como decíamos, llega a ser un punto de reunión, incluso para las visitas y los amigos. Pero hay otro aspecto que no podemos perder de vista, la funcionalidad. En la cocina se manejan ingredientes y sustancias que pueden ser corrosivos o dejar manchas. También están las altas temperaturas y el humo, que emanan del horno y la estufa. Esto nos lleva a destacar la importancia de elegir los materiales idóneos para resistir todas esas circunstancias.

A continuación te presento una breve reseña de los materiales que se emplean con más frecuencia para el recubrimiento de encimeras de cocina, pues por alguna parte hay que empezar. Considéralos para tu próxima remodelación.

Silestone

Es un material moderno, que resulta de un aglomerado de cuarzo natural, en un 90%, y cristal.

Ventajas: no absorbe los líquidos, es resistente a los ácidos y grasas y no se raya.

Posibles desventajas: su elevado costo.

Cuarzo compacto

Es un material natural, por lo que cada placa tiene colores y diseños únicos.

Ventajas: tiene una elevada dureza, no se raya, no absorbe los líquidos y es resistente a los golpes.

Posibles desventajas: no es muy resistente a las altas temperaturas, por lo que no pueden colocarse utensilios calientes. Sin embargo, basta con colocar protectores de madera. Su costo también es elevado.

Mármol y granito

También piedras naturales, que aportan belleza y elegancia a cualquier lugar donde se les coloque.

Ventajas: el granito es un material sumamente duro y resistente, no se raya, ni es afectado por ácidos o golpes. También es completamente resistente al calor, por lo que se pueden colocar utensilios que recién se han retirado de la estufa o el horno sin ningún problema.

Desventajas: al ser poroso, el granito absorbe fácilmente los líquidos, por lo que se debe tener cuidado con los derrames para evitar las manchas, o bien aplicar un tratamiento protector después de la instalación.

Los mármoles para cocina tienen propiedades semejantes a las de los granitos, sólo que son más delicados y requieren de mayores cuidados.

¿Qué hacer cuando tu genética predeterminada te indica que eres un búho -noctámbulo?

Eres una persona que le gusta y puede madrugar sin mayor problema o eres de las que les gusta y consigue trasnocharse sin ninguna justificación; entonces has detectado cuál es tu condición genética predeterminada.

A grandes rasgos, tú y yo podemos encajar en una de tres categorías: alondras, colibríes o búho.

La mayoría de las personas son colibríes, que funcionan muy bien durante las horas diurnas y nocturnas normales y cuyos ciclos de despertar y dormir son algo flexibles.

Sin embargo, algunas personas son alondras o madrugadores que funcionan mejor durante la mañana y la tarde, mientras que otros son noctámbulos, que prefieren dormir a través de las horas de la mañana y permanecer hasta pasada la medianoche.

Lo malo es que ante el ajetreo y el bullicio de hoy, parece que todo está preparado para que las personas -todas- seamos alondras o del tipo de aves que se despiertan con el sol.

¿Qué significa eso para los búhos, que son por genética personas noctámbulas? Sencillamente que padecen, por no respetar su ciclo de sueño de acuerdo a su genética.

Si eres de este grupo, he aquí algunos consejos para aprovechar la productividad en cualquier momento:

Identificar un calendario factible: El sueño es una necesidad y no por ser un búho significa que no necesitas una cierta cantidad de horas para dormir. Aquí lo importante es averiguar un horario que funciona mejor para ti el cual te permita maximizar tus horas más productivas durante la noche.

Acortar el viaje: Los días de trabajo que comienzan alrededor de las 8:30 o 9:00 realmente no son de madrugada.

Lo hace caótico si vives lo suficientemente lejos de tu lugar de trabajo o escuela, por lo que al realizar el viaje de una hora de trayecto por la mañana (por lo menos) implica entonces una hora menos de sueño.

En ocasiones pareciera ser difícil, pero considera moverte lo más cerca del trabajo o escuela o definitivamente platea la situación de trabajar desde casa algunos días a la semana.

Esta es una tendencia que muy probablemente se generalice, precisamente por las largas distancias que existen y la gran cantidad de horas que se le dedica al traslado.

Preguntar por la flexibilidad: Si la jornada de trabajo no te funciona, ve si puedes cambiar el horario de trabajo. A la mayoría de los jefes les gusta ver trabajo de calidad con logros regulares, en lugar de una cabeza dormida en su escritorio a las 8:00 am.

Recuerda que lo importante es hablar y platear tu situación, como sea, un NO ya lo tienes de antemano pero, ¿qué tal si consigues un buen arreglo?

Tomar turnos con tu pareja: Para todos los padres de búhos sabes lo difícil que es levantarse temprano por la mañana.

Si tu pareja es una golondrina o colibrí, platiquen sobre la situación y tomen turnos o incluso elaboren horarios en donde la persona golondrina o colibrí atienda a los niños por la mañana, mientras que el búho los atenderá por la noche como lo es el bañarlos y llevarlos a la cama.

Este acto de equilibrio podría funcionar para beneficiar a todos en el hogar.

Planear el trabajo correcto en el momento adecuado: Si descubres que eres más creativo entre las 10 y la medianoche, guarda las tareas creativas o la lluvia de ideas para ese momento. Esto te permitirá completar otras tareas durante el día.

Contar con un buen colchón: Creerás que esto no es relevante, sin embargo, cuando compartes el lecho con una persona que tiende a desvelarse o ser muy madrugadora, lo que menos deseas es que te despierte ¿cierto?

Para minimizar este problema, existen marcas de colchones que afortunadamente individualizan los movimientos, evitando así “molestar” a la pareja con sus movimientos. Obviamente, también habrá que ser considerado cuando te mueves por el cuarto.